“Ser o no ser” de Ernst Lubitsch: mascarada narrativa

Ser o no ser obra de teatro. Ser o no ser comedia. Ser o no ser Hitler. Ser o no ser un buen actor. Ser o no ser resistencia polaca o nazi. Ser o no ser infiel. Ser o no ser superviviente. Ser o no ser es, sin duda, Lubitsch, que desde la primera escena marca las reglas del juego fílmico al que vamos a asistir, y nosotros decidimos qué tipo de espectador queremos ser o no ser ante la mascarada1 narrativa2 que construye para todos los públicos.

Aquí radica la compleja sencillez de Lubitsch: construir diferentes discursos en base al enredo, la parodia, incluso a los más sencillos recursos del slapstick, para conformar todo un corpus narrativo coherente, zigzagueante, ágil y en apariencia, ligero.

En apariencia, porque la mascarada nunca puede ser ligera en su mensaje o intención, ya que aunque superficialmente así lo aparente, por definición, al menos tiene dos caras o identidades.

"Ser o no ser" de Ernst Lubitsch

Ser o no ser de Ernst Lubitsch

Ser o no ser cumple sus tres acepciones como mascarada. Es un festín o sarao de personas enmascaradas, ya sea con una perilla postiza, con un oscuro interés sexual disfrazado de ofrecimiento profesional o un chiste de quesos hitlerianos en aparente destiempo. Es una comparsa de máscaras, donde lo secundario toma protagonismo y lo importante se vuelve esencial, trastocando los roles de cada personaje según el momento y la necesidad narrativa coral, donde un monólogo puede ser una demostración de anhelo teatral o una declaración de intenciones cumbre ante el invasor nazi. Y sobre todo la de enredo, trampa para engañar, por decirlo así, artefacto fílmico continente cuyo contenido rebosa multitud de engranajes perfectamente engrasados por el toque Lubitsch que lo hacen funcionar: desde el punto de vista de la cámara y la intencionada puesta en escena, que enseña u omite en pos del carnaval identitario, hasta cada frase o gesto que esconden una intención oculta. Incluso una inocente puerta del decorado nos puede deparar al otro lado una continuación del cuartel nazi o un vacío patio de butacas. Un inmenso trampantojo fílmico para el espectador y para los personajes.

Dicha mascarada es narrativa, porque pertenece a un género, un estilo único, sofisticado, como es el de Lubitsch, solo igualado por el discípulo Billy Wilder, dos maestros en el arte narrativo de contar una historia. También es hábil o diestra en desarrollar los tres niveles de narración que muestra (descriptivo, intencionado y comprometido). Descriptivo porque no hay nadie como Lubitsch para contar con tal genio y subversiva personalidad una historia. Intencionado, porque toda la película en sus elementos carga con un doble sentido. Comprometido, porque utiliza los dos anteriores para mostrar, denunciar y criticar las miserias de la sociedad del momento, inmersa en uno de los momentos más oscuros de su historia, por el cual hace transitar a sus personajes, obligándoles a actuar en conciencia y con convicción, a pesar de las consecuencias.

Porque otro acierto de Ser o no ser es encajar el texto de “Hamlet” en la narración, no solo como excusa, sino como sentido último del comportamiento de los protagonistas, ya que sufren la misma dicotomía que el príncipe danés: no hacer nada o tomar cartas en el asunto a riesgo de perecer en el intento. Y en especial el de Joseph Tura, que como Hamlet, muestra su inseguridad de poder ser, aun siendo un gran actor como príncipe es Hamlet. No importa tanto jugarse la vida, la infidelidad de su mujer o el destino de la resistencia polaca, como el poder ser o demostrarse a él mismo, a su ego de actor que lo vale y que es merecedor del halago. Héroe a través de la duda y el egoísmo.

Ser o no ser, clásico absoluto de la Historia del Cine, traspasa espacio y tiempo como todas las obras maestras, ya que independientemente del qué y el cuándo habla de valores comúnmente aceptados por todos los seres humanos, es universal. Ahí radica su belleza, su ser o poder ser.

__________________________________________________________________________________________

  1. Mascarada. 1. f. Festín o sarao de personas enmascaradas. 2. f. Comparsa de máscaras. 3. f. farsa (enredo, trampa para engañar).
  2. Narrativo, va. (Del lat. narratīvus). 1. adj. Perteneciente o relativo a la narración. Género, estilo narrativo. 2. f. Género literario constituido por la novela, la novela corta y el cuento. 3. f. p. us. narración (acción y efecto de narrar). 4. f. p. us. Habilidad o destreza en narrar o en contar algo. Tiene gran narrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *