“Pina 3D” de Wim Wenders: homenaje y nuevos caminos en el lenguaje tridimensional

Pina 3D” es una película documental. No suelo ser un gran seguidor del género. Me suele parecer pesado o doctrinario, además de sobreponderar el mensaje en detrimento de la calidad cinematográfica, por lo que no le aporto demasiada atención. Pero en algunas contadas ocasiones este género nos regala joyas que hay que visitar y revisitar continuamente para alcanzar a entender su importancia en el género.

Wim Wenders, director de cine alemán pero de espíritu norteamericano, creador de la genial “París, Texas” se embarcó en este proyecto-homenaje a la bailarina  coreógrafa Pina Bausch, fallecida recientemente. Y el resultado no puede ser mejor. A través de un repaso por las mejores coreografías de la alemana, Wenders nos sumerge de manera magistral a través de los procelosos caminos del proceso de creación y de interpretación, en este caso, de la danza contemporánea. Para transmitir este arduo pero gratificante esfuerzo  creativo se sirve de las palabras y los pasos de baile, interpretados con sentimiento infinito por los bailarines que trabajaron con Pina.

Cartel promocional de "Pina 3D" de Wim Wenders

Cartel promocional de “Pina 3D” de Wim Wenders

Desde el punto de vista cinematográfico, Wenders nos invita, gracias a un uso inteligente de la tridimensionalidad y su efecto de profundidad, a introducirnos en este mundo de la danza, donde podemos casi hasta sentir en nuestra caras las gotas de sudor de los bailarines. Mención especial hay que realizar del apartado de la dirección artística y, sobre todo, las espectaculares localizaciones que no hacen más que proyectar la fuerza y los sentimientos que la película produce.

Parece mentira que un ser aparentemente tan frágil como es el de Pina Bausch transmita tanta disciplina, esfuerzo, creatividad, imaginación, sentimiento, fuerza, genio y fuerza en su proceso creativo. Personas que nacen con “aura” artística, y que Wenders a lo largo de “Pina 3D” reproduce fielmente al espectador recreando y potenciando la belleza de los cuerpos, de la danza, con unos cuidados y elegantes encuadres y movimientos de cámara.

Aún no siendo un amante ni un entendido de la danza contemporánea, “Pina 3D” es altamente recomendable no sólo para el público avezado en el mundo de la danza, sino para cualquier aficionado al cine y al arte en general, ya que ver en acción y entender el proceso creativo del arte siempre es acercarse más al espíritu mismo del ser humano y una reconciliación con los sentimientos de los mismos. Como reza el cartel promocional de “Pina 3D“: “Una película de Wim Wenders para Pina Bausch“.

2 pensamientos en ““Pina 3D” de Wim Wenders: homenaje y nuevos caminos en el lenguaje tridimensional

  1. Sin ser un gran aficionado a la danza, me resulto entretenida. Por lo que me da, que como pelicula tambien tiene su valor. Realmente muy bien hecha y sumamente recomendable, SAludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *