“Guillaume y los chicos ¡A la mesa!” de Guillaume Galliene: la búsqueda de la identidad

La identidad del individuo siempre es un buen caldo primigenio para la incubación de historias y Guillaume y los chicos ¡A la mesa! se nutre de esta premisa para convertirse en una divertida comedia sobre la filiación sexual del protagonista. Penetra en esta temática siendo de esas extrañas películas donde las partes adolecen del nivel que resulta de su conjunción, un todo que fructifica en poderoso artefacto para el disfrute del espectador mayoritario. Guillaume Galliene (actor consagrado en Francia y miembro de la Comédie-Française) presenta su ópera prima adaptando cinematográficamente la obra teatral del mismo nombre que gran éxito y premios cosechó del otro lado de los Pirineos.

Guillaume y los chicos ¡a la mesa!

Guillaume y los chicos ¡a la mesa!” de Guillaume Galliene

El film muestra toda una sesión psicoanalítica articulada en delirantes y esquizoides flashbacks en los cuales se recorren los momentos traumáticos de la vida del protagonista en lo concerniente a su ardua batalla por diferenciarse de sus hermanos, gestionar el peculiar vínculo maternal, bregar por su espacio a ocupar en la familia y resolver la intrincada coexistencia con lo masculino y su encantamiento por lo femenino. Guillaume y los chicos ¡A la mesa! puede dar la impresión de frivolizar y caricaturizar la experiencia iniciática de la exploración de la identidad sexual, pero su carácter autobiográfico disipa cualquier sombra costumbrista o displicente. Cada sketch reitera los tópicos más visitados sobre la homosexualidad, pero construidos y dotados de un tono divertido, con una acertada versión ágilmente elíptica y visual del libreto teatral que apoya perfectamente la concepción y desarrollo de las magníficas interpretaciones de madre e hijo que Guillaume Galliene nos depara, revelando brillantemente la enfermiza interrelación entre ambos; un ajeno ambiente altoburgués que empero sirve de engrasador justificante de la narración y un abrupto happy end convertido inteligentemente en pertinente corolario confieren al film la certeza de ser una excelente comedia a pesar de los prejuicios críticos que surgen en su visionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *