“Django desencadenado” de Quentin Tarantino: la postmodernidad llega al western

Django desencadenado” es una película que satisface el sueño de su director, Quentin Tarantino, de realizar un western hecho a su medida: muy western, por lo tanto, muy americano, y a la vez, muy spaguetti, y por lo tanto, muy europeo. Con su maestría postmoderna, consigue que el cóctel devenido de su genio nos regale una suerte de blaxploitation-spaguetti-western con influencia del cine asiático, o lo que es lo mismo, una película con el sello 100% Tarantino.

Pero Tarantino no solo ha satisfecho su deseo de realizar un western, sino que al espectador, como es de costumbre, le ofrece, además de un rato muy divertido, una gran película con millones de guiños y referencias para el cinéfilo, como es habitual en su filmografía.

La base de influencia de “Django desencadenado” está en el personaje protagonista, Django (sí, lo sabemos, la D es muda), que puebla más de 20 westerns a lo largo de la historia del cine, con solo dos películas, por así decirlo, “oficiales”: el “Djangohispano-italiano dirigido en 1966 por Sergio Corbucci y rodado en los alrededores de Madrid, protagonizado por Franco Nero, y su secuela de 1987 “Django 2: el retorno del héroe“.

"Django" de Sergio Corbucci

Django” de Sergio Corbucci

La primera influencia y homenaje de Tarantino hacia esta saga se encuentra en su renuncia expresa en los títulos de crédito a los que usa habitualmente, así como a sus personales elecciones de las bandas sonoras en el comienzo del film. Aquí, Tarantino, a través de la intertextualidad, calca la tipografía y el tema principal como homenaje a ese Django original que le da pie a desarrollar su particular western.

Eso sí, además de esto, poco o nada más debe “Django desencadenado” al original. Existe algún elemento extra de influencia en Tarantino. Como podemos apreciar en el opening de “Django“, el barro y la suciedad dan un carácter especial a este spaguetti-western que también está presente en el universo Tarantino, en la llegada de Django y Schultz al pueblo. Las referencias a la esclavitud y el racismo, aunque mucho más veladas, también aparecen en el original. Poco más, ni siquiera el famoso, desde el punto de vista iconográfico, ataúd que inexorablemente Django arrastra como losa a sus espaldas, y que en el comienzo del film Tarantino troca por las cadenas de la esclavitud.

Aunque pueda parecer mentira, excepto planos que juegan con el zoom, algún primer plano o alguna pequeña dilatación temporal, posiblemente podríamos asegurar que desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico “Django desencadenado” es uno de los films que menos debe al spaguetti-western, lo cual, seguro que conscientemente, Tarantino ha medido con cuidado para no caer en la parodia o en la burda copia. La película, sobre todo en sus escenas más violentas, bebe totalmente de su influencia en la primera etapa del cine de John Woo, principalmente de “Un mañana mejor” o “El asesino“, entre otras, completándolo con una banda sonora que convierte la película en una suerte de blaxploitation sobre la época de la esclavitud.

Porque el tema sobre el que gira “Django desencadenado” es la esclavitud, mostrada, para disgusto y polémica en EE.UU., con una descarnada, violenta y negra socarronería nunca vista en el cine, y menos en el estadounidense. Solo se puede decir una cosa: seguro que se queda corta respecto a la realidad que sufrió la población afroamericana. La polémica no va más allá, al igual que la profundización en la estilización formal que Tarantino realiza de la violencia explícita, ya que los films del director, y “Django desencadenado” no es una excepción, son una lección y un homenaje al cine de todos los tiempos, y por lo tanto, su tema principal son el cine mismo, y cualquier referencia a temas o narrativas no dejan de ser meros artefactos en manos de un genio de la dirección que solo quiere enseñarnos su visión cinematográfica preclara.

"Django desencadenado" de Quentin Tarantino

Django desencadenado” de Quentin Tarantino

Artefactos que en algunos casos Tarantino demuestra que son superfluos. Me refiero a la referencia que hace al cine 3D. Existe un momento en el cual uno de los negreros está visualizando una foto con una suerte de primitivo estereoscopio, lo que le permite tener una sensación tridimensional de la misma. Con esta referencia, y la elección de Tarantino de no realizar “Django desencadenado” en 3D, el director critica esta última moda-divertimento que es el 3D, demostrándonos que es un elemento totalmente accesorio que el cine no necesita, y que por no ser nuevo, no debe ser el futuro.

Django desencadenado” es una gran película, que no está al nivel de otras de su filmografía como “Pulp Fiction” o “Kill Bill” (obras maestras), pero que no desmerece para nada, y que recupera la sensación en el espectador que los nueve euros que cuesta la entrada merece la pena gastarlos, aunque sean muchos euros. Sabemos que Quentin Tarantino es una apuesta segura de diversión y buen cine, unas características que muy pocos directores logran reunir en sus filmes al mismo tiempo.

Las interpretaciones de los actores se mueven entre la solvencia de Jamie Foxx, el buen hacer de Leonardo Dicaprio (muy divertido) y la confirmación de Christoph Waltz como un gran actor, hilo conductor del film y mentor de la causa de Django (por cierto, su personaje hace clara referencia al de Bob Hope en el western “Rostro pálido” de 1948). A destacar los cameos del film, que van desde el obvio de Franco Nero cruzándose con Jamie Foxx, o los de Russ Tamblyn y su hija Amber Tamblyn, sin olvidar el gran papel de Samuel L. Jackson, magnífico como el negro-negrero.

Es decir, que “Django desencadenado” vuelve a mostrar el amor de Tarantino al cine, y su capacidad de, a través de sus films, convertir a todos los espectadores en ávidos consumidores de otros cientos de películas referenciadas por el director. Títulos de culto, películas olvidadas, obras maestras de filmoteca, Tarantino las convierte en productos de consumo masivo, para mejor salud de la cinefilia mundial. Larga vida al director por antonomasia de nuestro tiempo, y que perdurará en la historia del cine como estandarte de la posmodernidad y de una época del cine… Y que además, divierte.

Por cierto, que “Django desencadenado” pasa a formar parte de los tres westerns imprescindibles sobre este personaje, junto con “Django“, la original de Corbucci, y el “Sukiyaki Western Django” de Takashi Miike.

"Django desencadenado" de Quentin Tarantino

Django desencadenado” de Quentin Tarantino

2 pensamientos en ““Django desencadenado” de Quentin Tarantino: la postmodernidad llega al western

  1. No había caído en lo de la referencia al 3D, hace que la peli gane algún punto más.
    ‘Django desencadenado’ no es perfecta, va muy de más a menos. La primera hora y tres cuartos es fantástica, apabullante, con un Tarantino en la plenitud de su potencia gracias a que está comedido en la realización y en el guiño (que siempre es un estorbo que amenaza ahogar la narración). Pero luego, Tarantino se cansa y como estrella que es empieza a reclamar a voces la debida atención del respetable, que se había olvidado que estaba ahí, tras las cámaras, lo que tiene como consecuencia que la película comience a descabalgar, primero por la parte del ritmo y segundo, por el encanto, desde la aparición de un personaje, el de Samuel L. Jackson, al que hubiera convenido reprimir un tanto, y sobre todo desde el estirado parlamento de DiCaprio, irreparable ya tras la absurda, innecesaria y excesiva orgía-tiroteo.
    En todo caso el saldo permanece muy positivo, después de sufrir el bodrio de ‘Death Proof’ y disfrutar a ratos, padecer en otros, ‘Malditos bastardos’, uno recupera por fin la fe en que Tarantino se guarda todavía bajo la manga unos cuantos ases con posibilidad de convertirse en grandes películas.

    • A mí me gustó mucho. Está claro, y estoy de acuerdo contigo, que desde “Kill Bill” la obra de Tarantino se mueve entre muy buenas obras menores. En todo caso, creo que soy más condescendiente con las películas de Tarantino que tu, y entiendo 100% tus razonamientos sobre el director. Lo único, esperemos a su mejor obra, que creo está por venir. Un saludo y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *