“Die Krise” de Jesús Plaza: crisis, surrealismo y tremendismo al servicio del humor

Die Krise” de Jesús Plaza, bajo idea original de Luis Ángel Pérez, es el ejemplo perfecto que escenifica, sin renunciar al bagaje que nos brinda la historia de nuestro cine, que existe un Nuevo Cine Español que se abre camino reformulando y refundando los géneros y estilos, regurgitando un resultado no recomendado para mentes bienpensantes ni establishments cinematográficos patrios. De este nuevo cine ya dan cuenta obras como “Diamond Flash” de Carlos Vermut o directores como Juan Cavestany o Alberto Carpintero. Una corriente de fondo resuena en los extramuros del cine español, y más pronto que tarde, irrumpirán en la primera fila del panorama arrastrando todo el anquilosamiento formal y temático que por lustros aboca a nuestra cinematografía a exiguas cuotas de pantalla solo mejoradas por subproductos cinematográficos condenados antes de nacer a la guillotina imparcial e inmisericorde del recuerdo, más allá de un puñado de billetes.

"Die Krise" de Jesús Plaza

Die Krise” de Jesús Plaza

Die Krise” demuestra en su primera parte el mejor (hiper)realismo de la podredumbre actual, rozando el tremendismo atávico de nuestra literatura y nuestro cine, pasando por una segunda parte cargada de surrealismo sarcástico y pugilístico, una fuerte ventosidad que impacta en nuestra cara, pues aunque nos produzca sonrisa o carcajada, la situación que presenta el cortometraje es la que sufre la sociedad española en general y muy en particular el audiovisual español, encarnado magníficamente en la potente presencia del magnífico Javier Botet. Al igual que cuando podíamos visionar con nuestros padres o abuelos filmes de Berlanga, reírnos, y comentar después con ellos esos duros años que narran estas obras, “Die Krise” habla el idioma de nuestra generación y nuestro lenguaje, con nuestra retranca, nihilismo, humor, irreverencia, frivolidad, cainismo y referencias propias. “Die Krise” nos puede servir como peineta a la situación actual, como la carcajada que el personaje de Santiago Segura expresa ante el mismo Diablo en “El día de la bestia” antes de caer al vacío, como la soga que estrangula al personaje del señorito en “Los Santos Inocentes“, como Lola Gaos levantándose las enaguas en “Viridiana“, como una azconada caída desde el cielo. “Die Krise” es recomendable cinematográficamente y recetable por las autoridades sanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *