Al ataque!: protofrikismo noventero audiovisual

Echando la vista atrás, tenemos que hacer justicia y “memoria histórica” con determinados programas de televisión. Lo que Valerio Lazarov fue al zoom y Narciso Ibáñez-Serrador al entretenimiento y el terror, Alfonso Arús y su programa “Al Ataque!” lo es al frikismo en la televisión española. Corrían los principios de la década de los 90 y era el inicio de las privadas, y ahí estaba Alfonso Arús con su programa de humor y su tropa para descubrirnos personajes y formas de hacer humor que hicieron historia y crearon escuela, sin duda. Sin ese programa no hubiera existido el posterior “El semáforo” del gran Chicho que catapultó el mundo friki en el prime time de la televisión pública, el grandioso “El Informal“, la sección de Cárdenas en “Crónicas Marcianas” y todo lo que vino más tarde.

Recordemos alguno de esos personajes que hicieron tan famoso y tan bueno a este programa. ¿Os acordáis del gran Pepe Gáfez? Ese Arús con moreno de Miami y vestido de amarillo presentando la sección ¡Qué mala suerte!. Fantástico.

Otro de los grandes personajes de este programa era Antonio Guerra, “El Patillas“, hermano del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, que se las gastaba de muy mala leche.

El Cordobés y Caparrós eran otras dos imitaciones que bordaban, Caparrós siempre con las banderillas en la mano y El Cordobés con la ensaimada en la cabeza y el hueso del jamón. Y con el grito de guerra “Buenas noches, berebereberebereberebeeeeeeeeeeeee…”.

Este programa sirvió para que hicieran sus primeros pinitos en la televisión estatal consagrados del humor actual. En este caso, vemos un gag en el que está sentado a la izquierda de Sergi Mas es un jovencísimo Buenafuente.

Gran sección del programa fue la de “El latiguillo“, donde repasaban intervenciones de diferentes personajes de la literatura, la política o el deporte en los medios de comunicación. Como ejemplos de lo divertido del asunto, aquí están Francisco Umbral y Arancha Sánchez-Vicario en dos apariciones televisivas comentadas por Alfonso Arús.

Otra famosa imitación que “perpetraban” los integrantes del programa era la de Octavio Aceves, con su estribillo de “Ay corazón corazónnn…”.

¿Y la imitación de Paco Lobatón? Divertidísimo el “Quién sabe ande“.

Pero aquí viene uno de los mejores momentos de la historia de la televisión. Este programa fue el primero en el que se cultivó el frikismo y donde conocimos a Carlos Jesús, sus alter ego, al del mechero de la Sole, a Tristanbraker el cazafantasma y toda esta fauna que podéis admirar en los siguientes fragmentos.

En resumen, seguid repasando todos los gags que hay de este programa en Internet, porque es muy grande y nos abrió el camino para posteriores éxitos, formatos y maneras de hacer humor en televisión. ¡Viva el protofrikismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *